How We Came to Call Cozumel Home:

Dan Libbert, owner of Cozumel Sailing

Dan & Karen Libbert

In the fall of 1985 I made the following bargain with my wife, Karen, if she would be willing to take scuba lessons;  I’d take her to Hawaii.  We fell in love with diving and Hawaii but it’s too far and expensive to go to all the time.  So we started looking at tropical destinations closer to home. 

We decided on Cozumel since it was a short plane ride away and in the Caribbean.  Our first trip to Cozumel was April of 1988.  That was just after hurricane Gilbert had hit the island in September of 1987.  Hurricane Gilbert was the second strongest hurricane on record to ever hit Cozumel, bested only by Wilma  in 2005.

Cozumel was a recovering mess and much different than it is today, but we fell in love anyway.  There was only 1 cruise ship pier and no stop lights.  There was one gas station, many gravel roads and 3 phone lines to the mainland.  We had to go to a “calling station” with an operator and numbered booths to make a call out.  There was a grocery store named Maxi on north 10th street that got ham and cheese on Wednesdays and there was always a line until they ran out.  The sun was hot, the diving was good and the beer was cold if the refrigeration was working that day.  Cozumel became our vacation home away from home. 

The First Cozumel Sailing Office

We returned to Cozumel every year, sometimes several times a year, and watched the reefs recover from the damage of hurricane Gilbert.  As an avid sailor, I wanted to get out on the water and do some beautiful blue-water Caribbean sailing when we weren’t diving, but there were no sailboats to rent in Cozumel.  I really wanted to rent a sailboat and couldn’t understand why they weren’t available, so the idea  for Cozumel Sailing was born! 

By that time we had many friends on the island, which always makes things easier.   My friend Bob and I hooked up his 23-foot McGregor swing keel behind a Ford Aerostar in January of 1993 and headed for Mexico.  Bob said if I was crazy enough to try to start a sailing business in Cozumel, I could have his boat and get started.  It was the first of 17 road trips from central Missouri to Cozumel, each worthy of it’s own story.  The sailing in Cozumel was everything I had dreamed it would be and we got to sail and go on adventures every time we vacationed.  We even moored it out front of Plaza Las Glorias which is now Cozumel Palace.

The Kaylee Ray

By 1997, we had our second sailboat, a service tender and a business vehicle, all the business licenses and permits and a small booth for sales in our friends dive shop, Caballito del Caribe on 10th avenue behind the square.  It was right next to Restaurante Italiano, followed by “La Rumba” and currently “the Red Zone” Sports Bar.  We eventually moved our office across the street.  Sometimes you can still see the Cozumel Sailing logo bleeding through the paint, high on the wall; we must have used some high quality paint back then. 

We started Cozumel Sailing offering bareboat charters, sailing & snorkeling tours, sunset sails, sail training and instruction.  You could rent by the hour.  We added a 27-foot Catalina to our small fleet in 1998 after sailing her across the gulf from New Orleans.  That’s another story in itself!  We had one employee named Jorge (who left to go drive a taxi).  The chef from Restaurante Italiana across the street would always come over and ask questions about sailing and so I finally asked if  he would like to learn how to sail.  We started going out a lot and he learned quickly.  He ended up quitting the restaurant, getting his captain’s license, and Juan has been with us ever since!

Pulling the Tucan Out of the Water

Business was good and we had work but we still needed something to complete our business: something that could handle larger groups.  In the fall of 1999, a friend told us about a trimaran sailboat in Cancun that needed attention and although our heart and soul was monohull sailing and training, the idea of a touring sailboat could add the dimension that we needed for our business. 

In the fall of 1999, Karen quit her job in Missouri and with much trepidation moved with our 2 young daughters.  Jenna Lynn was 7 and Kaylee Ray was 3 years old.  They entered Colegio Americano, the private school near our rental house.  We ended up buying property and building a house a year later. 

We bought the trimaran and began 9 months of hard, back-breaking redesign and rebuilding (sometimes with a chainsaw) and finally the Tucan was born.  We redesigned the boat for day sailing and comfort.  We carefully planned open seating, personal lockers and a nice mix of sun and shade areas.  We also worked to make sure everyone could still talk to each other no matter where they were on the boat.  Also added deep sea fishing capacity with outriggers, down riggers and fighting chairs, a front well seating area, and trampolines.  Behind the scenes we installed a new propulsion and  steering systems as well as many other little things.  Once we added snorkeling ladders  the Tucan was perfect for the island.

We spent our weekends in the north bay waters past Passion Island, sailing, snorkeling and barbecuing and learned to appreciate the lack of other boats.  We decided it was the perfect place to take the Tucan and start a trip.  A full day on the water with open bar, charcoal grilled lunch with our chef/captain Juan, sailing, fishing snorkeling and some remote beach time and spinnaker rides, would be something others would like too.

We originally called it the “Robinson Caruso tour,” but others started using the same name, but didn’t have the same tour as we did,    so it was confusing.  We changed it to the “Tucan Sailing Adventure” since we sailed and because every day was different due to the weather and wind on any particular day.  We also started doing sunset sails every other evening from the El Cozumeleno pier.  Eventually our sunset excusion became so popular our boat wasn’t big enough,  so the tour company at the hotel found a larger boat!  By then, the Tucan Sailing Adventure and sunset sails were popular, and we were fine on our own. 

When hurricane Emily formed in the Caribbean in July of 2005,  I was with my family at a national level swim competition in Colima, on the west coast of Mexico.  I flew back to battle the category 5 storm. We were unable to get the Tucan into Puerto Aventuras since the marina was already full.  The Tucan survived in Cozumel with only minor damage.  The strongest part of Emily actually struck Puerto Aventuras directly and many boats were damaged or destroyed.  In retrospect, were very lucky. 

When hurricane Wilma struck in October of 2005 we were worried about taking the Tucan to Puerto Aventuras,   did anyway,   and she survived with minor damage.  There were many boats lost on Cozumel,  including our 27-foot Catalina “Kaylee Ray.”  Sadly, she was smashed between other larger boats in Puerto de Abrigo Marina.  She gave up after a hard fought battle because she was lying on top of the larger boats that smashed her at the bottom.  She was the last bareboat that we had in operation so we decided then to concentrate on the services that we offered on the Tucan and close the book on bareboat charters and sailing training.

Hurricane Wilma was tough on the island, but it was the response to Wilma’s damage by the local people that reminded us why we fell in love with Cozumel.  The heart and soul of all residents came together to recover in record time from what-is-to-this-day the strongest hurricane to make landfall in the Atlantic basin (based on barometric pressure).

Again, Cozumel Sailing changed a little bit, as we ended up being an information-booth downtown since no one was really looking for boats.  In the early 2000’s we moved our office to the northern marina, Puerto de Abrigo. In fact, we still operate our office, and the Tucan,out of the northern marina, although we moved the office closer to the boat. 

We still have Juan and Rosalinda in our office.  They’ve been with us for at least 20 years. 

The Cozumel Sailing Family

We’ve built our house, raised our two girls, became nationalized Mexican citizens in 2008, had many more tropical storms, hurricanes,  and the swine flu pandemic in 2009. 

Over the years, we’ve collected so many stories to tell!  Non-tourist trips, open water,  and even  hit by lightning on a fishing trip to Arrowsmith banks. 

It’s the ups and downs of island life; like a roller coaster, is just part of  the long list of the many reasons we love Cozumel and the people.  Our kids are grown now and have husbands of their own and lives in the US.  They both visit as much as they can and continue to call Cozumel home.  They often remind us of how much they appreciated growing up in Mexico and learning the language and the culture. 

While these issues may have shut Cozumel down for a bit, nothing affected our island like the COVID-19 pandemic did. However, we are – just like the island – strong and we will survive.   We are still open for business and still love getting to meet new visitors and appreciate all the wonderful families and locals that have sailed with us and return to sail with us year after year. 

Cómo es que llegamos a considerar Cozumel como nuestro hogar:

Dan Libbert, propietario Cozumel Sailing

En otoño 1985 hice el siguiente trato con mi esposa Karen, que, si estaba dispuesta a tomar clases de buceo, la llevaría a Hawái. Nos enamoramos del buceo y de Hawái, pero está demasiado lejos y es muy caro viajar para allá con frecuencia. Así que comenzamos a buscar destinos tropicales más cercanos a casa.

Nos decidimos por Cozumel pues la distancia era un viaje corto en avión y se encuentra en el Caribe. Nuestro primer viaje a Cozumel fue en abril de 1988; justo después de que el huracán Gilberto afectó a la Isla en septiembre de 1987. El huracán Gilberto fue el segundo huracán más intenso, del que se tenga registro, que haya azotado Cozumel y sólo superado por el huracán Wilma en el 2005.  

Cozumel era un desorden en vías de recuperación y muy diferente a lo que es hoy, pero de cualquier manera nos enamoramos de Cozumel. Sólo existía un muelle para buques turísticos y no había semáforos. Había una gasolinera, muchos caminos de terracería y tres líneas de teléfonos con el continente. Era necesario ir a una “caseta de teléfonos” con una operadora y casetas numeradas para realizar una llamada. Teníamos una tienda de abarrotes llamada Maxi sobre la calle 10 norte donde llegaban el jamón y el queso los miércoles, y siempre había una fila esperando hasta que se agotaban. El sol era caliente; el buceo era bueno y habría cerveza fría si ese día trabajaba la refrigeración. Cozumel se convirtió en nuestra casa vacacional lejos de casa. 

Regresábamos a Cozumel año tras año; en ocasiones, varias veces al año y veíamos cómo se recuperaban los arrecifes después del daño causado por el huracán Gilberto. Siendo un ávido marinero, deseaba salir al agua y navegar por las bellas aguas azules del Caribe. Navegar cuando no estábamos buceando, pero en Cozumel no había veleros para rentar. Realmente quería rentar un velero y me era difícil entender por qué no estaban disponible. ¡Así nació la idea de Cozumel Sailing!

The Tucan: Ready for Rebuild

Para entonces teníamos muchos amigos en la Isla, lo cual siempre hace que todo sea más sencillo. En enero de 1993 y detrás de una camioneta Ford Aerostar mi amigo Bob y yo enganchamos su velero McGregor de quilla oscilante de 23pies de eslora y nos dirigimos hacia México. Bob me dijo que, si yo estaba lo suficientemente loco como para abrir un negocio de veleros en Cozumel, me daba su velero y así podría comenzar. Ese fue el primero de 17 viajes que hicimos por tierra desde el centro de Missouri hacia Cozumel. Cada uno merece su propia historia. Navegar en Cozumel era todo lo que yo había soñado que podría ser, y logramos navegar e ir de aventuras cada vez que llegábamos de vacaciones. Incluso lo amarramos frente a Plaza Las Glorias, hoy en día es el hotel Cozumel Palace.

Ya para 1997 teníamos nuestro segundo velero, una lancha de servicio y un vehículo para la operación, contábamos con todas las licencias y permisos, y un pequeño espacio para ventas en Caballito del Caribe, la tienda de buceo de nuestro amigo sobre la 10ª. Avenida detrás de la plaza. Estaba justo a un lado del Restaurante Italiano, seguido por La Rumba y actualmente el bar deportivo The Red Zone. Con el tiempo trasladamos nuestra oficina a la calle del frente. En ocasiones aún puede distinguirse algo del logotipo de Cozumel Sailing entre la pintura, en lo alto del muro. Es posible que en aquel entonces usamos pintura de alta calidad.

Cozumel Sailing inicio ofreciendo rentas de barco sin tripulación, excursiones en velero y esnórquel, navegar al atardecer, entrenamiento e instrucción de velero. Era posible el alquiler por horas. En 1998, agregamos a nuestra pequeña flota un Catalina de 27pies después de navegar a través del Golfo desde Nueva Orleans. ¡Esa es otra historia! Contábamos con un empelado, Jorge (quien se fue como conductor de taxi). El chef del Restaurante Italiano, que se encontraba en la acera del enfrente, siempre venía a preguntar acerca de la navegación en velero, y así finalmente le pregunté si quería aprender a navegar. Comenzamos a salir con mucha frecuencia y aprendió con rapidez. Juan terminó por dejar el restaurante, obtuvo su licencia como capitán y ha estado con nosotros desde aquel entonces. 

El negocio iba bien y teníamos trabajo, pero aún así necesitábamos algo para complementar nuestra operación: algo que pudiera manejar grupos de mayor tamaño. En otoño de1999 un amigo nos comentó acerca de un velero trimarán que se encontraba en Cancún y que necesitaba atención. A pesar de que nuestro corazón y alma era el velero monocasco y el entrenamiento en el mismo, la idea de un velero de paseo podría contribuir a la dimensión que necesitábamos para nuestro negocio.

The first Cozumel Sailing Tender

Karen renunció en otoño de 1999 a su trabajo en Missouri y con gran recelo se mudo a Cozumel con nuestras dos pequeñas. Jenna Lyn tenía 7 años y Kaylee Ray, 3. Ambas ingresaron al Colegio Americano, una escuela privada cerca a la casa que rentábamos. Al año siguiente adquirimos una propiedad sobre la cual construimos nuestra casa.      

Compramos el trimarán e iniciamos 9 meses de trabajo arduo y agotador en el rediseño y reconstrucción (en ocasiones con una motosierra), nació el Tucán. Rediseñamos la embarcación para navegar cómodamente durante el día. Con mucho cuidado planeamos los asientos sin reservaciones, casilleros personales y una buena combinación de áreas para asolearse y sombra. También nos cercioramos de que todos pudieran hablarse entre sí, sin importar en qué parte de la embarcación estaban. De igual manera agregamos la capacidad de pesca profunda con tangones, aparejos y sillas de pelea, una zona de asientos al frente y trampolines. Detrás de bastidores instalamos un nuevo sistema de propulsión y de navegación, así como muchas otras cosas pequeñas. Una vez que añadimos las escaleras para el esnórquel, el Tucán era perfecto para la Isla.   

Cozumel Sailing’s first sailboat

Pasamos los fines de semana en las aguas hacia el norte más allá de la bahía de la Isla de la Pasión navegando, practicando esnórquel y haciendo barbacoas, y aprendimos a apreciar la ausencia de otras embarcaciones. Decidimos que era el lugar perfecto para llevar al Tucán y comenzar un viaje. Un día completo en el agua, con bar abierto, almuerzo a la parrilla de carbón con Juan, nuestro Chef y Capitán, navegando, pescando, practicando esnórquel, pasando el tiempo en una playa remota y haciendo paseos con la vela de globo sería algo que también gustaría a otros.    

El nombre que originalmente le dimos fue la excursión “Robinson Caruso”, pero otros empezaron a usar el mismo nombre, aunque su excursión no fuera la misma. Era confuso. Cambiamos el nombre a “Tucan Sailing Adventure” pues navegábamos y porque cada día era distinto debido al clima y el viento. También comenzamos a hacer excursiones al atardecer cada dos noches desde el muelle del hotel El Cozumeleño. Con el paso del tiempo nuestra excursión al atardecer se hizo tan popular que la embarcación no era suficientemente grande, ¡y la empresa de excursiones en el hotel encontró una embarcación de mayor tamaño! Para ese entonces, Tucán Sailing Adventure y los paseos en velero al atardecer eran populares y estábamos bien por nuestra cuenta.

Cuando en julio 2005 se formó el huracán Emily en el Caribe, yo me encontraba con mi familia en Colima, en la costa occidental de México, en una competencia de natación. Volé de regreso a Cozumel para luchar contra una tormenta categoría 5. No nos fue posible llevar al Tucán a Puerto Aventuras ya que la marina estaba llena. La embarcación Tucán sobrevivió en Cozumel y sólo tuvo dalos menores. La parte más fuerte del huracán Emily azotó directamente a Puerto Aventuras y muchas embarcaciones resultaron dañadas o fueron destruidas. Volviendo la vista atrás, corrimos con mucha suerte.

En octubre del 2005 cuando azotó el huracán Wilma, nos preocupaba llevar el Tucán a Puerto Aventuras. Lo hicimos de todos modos y sobrevivió con daños menores. En Cozumel se perdieron muchas embarcaciones, incluyendo nuestra embarcación tipo Catalina llamada “Kaylee Ray”. Por desgracia, quedó aplastada entre otras embarcaciones de mayor tamaño en resguardo en el Puerto de Abrigo. Se rindió después de una dura batalla que se encontraba sobre embarcaciones de mayor tamaño que la aplastaron hacia el fondo. Era la última embarcación sin tripulación que teníamos por lo que decidimos concentrarnos en los servicios que se ofrecían con el Tucán y cerrar el libro tanto del alquiler de embarcaciones sin tripulación, así como la instrucción.  

El huracán Wilma fue muy severo con la Isla, pero la respuesta los habitantes locales hacia los daños que causó fue lo que nos recordó el motivo por el cual nos enamoramos de Cozumel.  El corazón y el alma de todos los habitantes se unieron para recuperarse en un tiempo sin precedentes de los que hasta este día ha sido el huracán más intenso que haya tocado tierra en la cuenca del Atlántico (en base a la presión barométrica).

De nuevo Cozumel Sailing cambio un poco pues nos convertimos en una caseta de información en el centro de la ciudad ya que nadie buscaba excursiones en barco. A principios de la década de los años 2000 trasladamos nuestra oficina a el Puerto de Abrigo, la marina en el norte. De hecho, nuestra oficina aún se encuentra operando y el Tucán zarpa de la marina del norte, aunque trasladamos la oficina más cerca de la embarcación.

Cozumel Sailing’s first office in Puerto Abrigo

Juan y Rosalinda siguen en la oficina. Han estado con nosotros al menos 20 años.

Construimos la casa, criamos a nuestras dos hijas, nos naturalizamos como mexicanos en 2008, hemos pasado muchas más tormentas tropicales, huracanes, y la pandemia de la gripe porcina en 2009.

A lo largo de los años, ¡tenemos tantas historias que contar! Viajes no turísticos, aguas abiertas e incluso nos cayó un rayo durante un viaje de pesca a los bancos Arrowsmith.

Son los altibajos de la vida en la Isla, al igual que una montaña rusa; tan solo es parte de una larga lista de muchas razones por las cuales amamos a Cozumel y a su gente. Nuestras hijas han crecido, ya se casaron y viven en los Estados Unidos con sus maridos. Ambas vienen de visita tanto como les es posible y siguen llamando a Cozumel, su hogar. A menudo nos recuerdan lo mucho que agradecen haber crecido en México, aprender el idioma y la cultura.

The Cozumel Sailing Family

Si bien estas situaciones cerraron Cozumel temporalmente, nada ha afectado nuestra Isla tanto como la pandemia del COVID-19. Sin embargo, al igual que la Isla, somos fuertes y sobreviviremos. Nuestra operación continua y nos encanta conocer nuevos visitantes, y estamos agradecidos a todas las maravillosas familias y lugareños que han viajado en velero con nosotros y que vuelven a hacerlo año tras año.

Laura Wilkinson
Latest posts by Laura Wilkinson (see all)
2 Comments
  1. Deb 2 years ago

    Great article on Cozumel Sailing, we live in Palmas Reales and of course know Ron + Sue.
    You guys are living the dream, quite a huge adventure.

  2. Martin Scheier 4 months ago

    Do you rent 20-25 ft monohull sailboats for 1/2 or full days in Cozumel or Playa?

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

©2024 Cozumel 4 You  |  Website Design by Internet Marketing Press

Log in with your credentials

Forgot your details?